Las japonesas inician una guerra contra los tacones en el trabajo