Expertos del sector textil abogan por nuevos modelos de producción y de consumo para minimizar el impacto ambiental