Cómo las marcas de lujo quieren salvar los iconos de Roma del desastre