Álvaro Cebrián, cofundador de El Ganso: “No dejes de ser valiente”

El directivo español imparte la ponencia inaugural de la XX edición del Executive Master in Fashion Business Administration (FBA) de ISEM, que tuvo lugar el pasado viernes.

53 alumnos, 26 años de edad media. Diferentes países, backgrounds, visiones… Y una pasión común: el negocio de la moda. El pasado viernes comenzaba su andadura la XX promoción del Executive Master in Fashion Business Administration (FBA) de ISEM. En las presentaciones de unos y otros iban saliendo los primeros pasos profesionales en sectores muy diversos: economía, ingeniería, comunicación, agrónomo, sanitario… y la frase más escuchada era: “He venido a este máster a encontrar mi camino”.

El profesor Pedro Mir fue el encargado de dar la bienvenida a los alumnos, presentar al equipo de ISEM y explicar los aspectos fundamentales del nuevo camino que comienza. “Transformación es vuestra palabra clave este año”, comenzaba Mir. “Con el método del caso, cuanto más trabajéis en individual mejor serán las clases y el conocimiento que se genere entre todos”.

Teresa Sádaba, Decana de ISEM que se encuentra ahora mismo haciendo una estancia de investigación en Washington, quiso también enviar un mensaje en vídeo a los estudiantes, en el que les animaba a aprovechar y disfrutar especialmente este intenso pero seguramente muy fructífero reto académico.

 

Una historia de emprendedores de éxito

En 2006 Álvaro Cebrián y su hermano Clemente comenzaron una marca de ropa masculina, El Ganso. Álvaro se encargaba del producto y Clemente del negocio y las relaciones. Con un poco de intuición y muchas ganas fueron creciendo y abriendo sus primeras tiendas en Barcelona, París, Londres… Ocho años después facturaban 50 millones de euros y fueron comprados por un fondo de inversión; un error que posteriormente consiguieron deshacer.

Con una buena dosis de sencillez, el cofundador de El Ganso fue desgranando los principales aciertos y errores que habían cometido en los últimos años, y también los aprendizajes que estos han ido dejándoles. No en vano, El Ganso es una marca que hoy factura 60 millones de euros al año, cuenta con 500 empleados y 150 tiendas propias, y sigue produciendo un 30% en España. 

“No dejes de ser valiente”, recomendaba Cebrián. Creer en tu producto, la importancia de tener un buen equipo, la necesidad de constante innovación, la producción en otros países, los canales de distribución, el papel de los inversores o la gestión de la deuda fueron algunos de los temas que salieron en su ponencia, que generó muchísimas preguntas por parte de la audiencia. 

¿Qué esperas conseguir de aquí a 5 años?”, preguntaba un alumno. “Seguir siendo rentable y ser una marca comprometida con el producto que hace: que amemos lo que hagamos y que estemos comprometidos con el planeta. Una marca que perdure, que tenga identidad y que tenga unos valores, que los clientes la disfruten”.

Noticias más vistas

Archivo